Lunes, 07 de abril de 2014

Los franceses como otros lugares invadieron Ribadeo, también aquí nos hicieron sentir su fuerza y por ello les detestamos y con ellos a todos cuantos les apoyaron, entre ellos al Marqués de Sargadelos, aún cuando otras versiones escucharéis de estos hechos ,entre ellas las que circulan en ese comic llamado Nordés.

Ningún respeto tuvo el francés por nuestra tierra, por respetar ni lo hicieron con los conventos pero Melchor Díaz de la Rocha capitaneó a quienes vengaron todas las afrentas que nos infrigieron sin temor a las represalias pero como en todas las guerras el saqueo, la destrucción, las envidias y revanchas serán las protagonistas de esta que se llevó por delante a mucho gabacho merecidamente y a alguno de los nuestros, como fue el caso de Ibañez. Para unos su muerte fue el cruel asesinato de un liberal (que fue cruel no es discutible, lo fue) pero para otros fue ajusticiar a un arrogante que se hizo rico explotando a los obreros que trabajaban en sus fábricas y a su servicio.

Mal armados pero numericamente muy superiores nuestros vecinos obtuvieron la victoria contra los franceses en el Puente de Arante pero muchos cayeron ese día. La liberación se cobró su precio.


Publicado por a333 @ 19:05
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 06 de abril de 2014

Y viajamos a un tiempo que nos trae la aparición de la Aduana con lo que esto implica de impuestos pero también de apertura, de renovación, de trabajo hasta para construir algunas de las naves que formaron parte de aquella armada que de invencible no tenía nada.

Con todo seguimos sufriendo ataques del exterior, entre otros,  acometidas de piratas y por ello había defensas construidas como una torre en el lugar que ocupa el que conocéis como  fuerte San Damián pero vivíamos mejor que lo habíamos hecho en edades pasadas y si en Ribadeo no obteníamos los suficientes recursos para medrar, lo hacíamos en el Nuevo Mundo, así recogen las crónicas que un soldado al que llamaban Rivadeo formó parte de las huestes de Hernán Cortes, pero  no solo emigraron hombres  sino también mujeres como Elvira Díaz que fue para Perú en el año 1566.

Entre mis recuerdos más gratos están las fiestas amenizadas por gaiteros que tenían lugar en la Plaza Mayor o en la Atalaya aún cuando un alcalde cuyo nombre prefiero no recordar aumentó, con sus impuestos, de forma exorbitante el precio del vino con lo que nos aguo las juergas, y esta imposición fue hecha apoyada por los que de aquella, formaban parte del concejo abierto, pero mucho más abierta fue la respuesta de los vecinos con lo que la decisión del regidor municipal quedó anulada se dice que para evitar actos de sedición que no se sabe el alcance que pudieran tener, con esto queda demostrado que ningún acto de protesta es inútil.

 

En fin, un poco de lo que pasó en ese período de tiempo que nos liberó del oscurantismo de los tiempos medievales nos abrió nuevos horizontes, nuevas vías para luchar por mejorar.


Publicado por a333 @ 14:32
Comentarios (0)  | Enviar

lEl  paso de los años la ha ido cambiando pero la capilla de la Atalaia es uno de los restos que de de esta época, del Medievo, os hemos dejado,ante esta capilla por asamblea se decidía lo que debía hacer en cada ocasión, lo que se conoce como "concejo abierto" esa era nuestra forma de gobierno por aquellos años, bastante más democrática que la que existente en la actualidad porque todos los vecinos tenían voz y voto, y según iban pasando los años los que formamos el pueblo fuimos organizandonos por oficios que podían hacer frente a los llamados señores feudales, los dueños de los feudos y de los que en ellos habitaban.

La de la Atalaya no es la única capilla edificada en lo que llamáis la Edad Media ya que, muchas más eran visitadas por los peregrinos de la época, usadas como refugio para pernoctar  y en su entorno la gente era cristianamente enterrada.

Los cristianos no eran los únicos que campaban a sus anchas por Rivadeo, también los judíos y hasta moros paseaban por nuestros caminos y calles, claro que los nombres de estas no eran los mismos que ahora les dais: De los Hornos, de la Carnicería, de Santa María.. . Tan cristianos éramos que hasta tuvimos obispado hasta que en el año 1219, el obispo don Martín se traslada a Mondoñedo.

Seguimos sufriendo ataques. Los piratas y corsos atacaban sin piedad y los cañones defendían la ría desde nuestra Villa y desde la vecina Figueras, por si esto fuera poco luchas internas entre los distintos señores, buscando el Poder y el control, arrasaron muchos de nuestros pueblos pero como con todo esto no teníamos bastante, aún tuvimos tiempo de participar en guerras como aquella que ahora se conoce como la de los Cien Años, formando parte nuestras gentes de las flotas que atacaban a los ingleses.


Publicado por a333 @ 14:28
Comentarios (0)  | Enviar

Sobrevivimos a la esclavitud romana, nos fundimos con el paisaje y aprendimos a callar, fuimos botín romano pero muchos de estos soldados se licenciaron, se casaron con nuestras mujeres y cultivaron nuestras tierras o sus tierras como queráis considerarlo.

Algunos de nosotros nos ocultamos en los bosques esperando cambio y este llegó en forma de nuevas invasiones, la de los Suevos y la de los Herulos, esto sucede, para que os hagáis una idea en vuestra forma de medir el tiempo, aproximadamente entre el siglo III y el VI después de Cristo.

Los Herulos nos invaden por el mar, como lo harían después los piratas normandos, en aquellos momentos lo que era nuestro pueblo, lo que era Rivadeo, se extendía por lo que ahora conocéis como Guimarán, una zona que quedó arrasada por los saqueos, sobrevivimos huyendo al interior, creando nuevos poblados lejos de la mar que nos traía riquezas pero también devastación.  Uno de los lugares que surge en este momento es lo que ahora conocéis como la Villavieja.

No son los anteriores, los únicos pueblos barbaros, godos que nos atacaron, que asolaron nuestras propiedades, pero lo dejaremos así, solo deciros que nuestra vida no cambio mucho con respecto a lo que teniamos, las características de nuestro pueblo eran muy semejantes a lo que teníamos, Ribadeo era un pueblo apetecible por su situación de puerto seguro así que los que llegaron de fuera tras su violenta irrupción pasaron a integrarse en lo que eran las comunidades asentadas, eso si comenzando a levantar aquellas murallas de las que Ribadeo estuvo rodeado durante siglos y de las que ahora podéis ver vestigios.


Publicado por a333 @ 13:18
Comentarios (0)  | Enviar

Los romanos han llegado, a ellos debemos vasallaje, los agravios que nos infringen son continuos.

Sus campamentos fortificados suelen ser inexpugnables. Cesar y sus legiones nos han invadido, no hemos tenido suficientes guerreros para poder hacerles frente. Las tribus que nosotros combatíamos se han aliado con los romanos y forman con ellos contra nosotros.

En el año 13 o 14 antes de cristo se instalaron en lo que primero fue campamento romano y ahora es la capital de Gallaecia, rodeada de ríos, entre ellos el Miño y el Rato.

Los romanos se sienten como dioses y nos imponen su concepto de convivencia ordenada privándonos de la libertad. Promulgan leyes para someter al mundo que les rodea y a si mismos.  Roma es ahora el centro del universo.

Vestigios del paso de estos invasores por Ribadeo, lo encontramos en Eo, que viene de Ego (y es que los romanos nos conocían por los Egobarri) o Porcillán el antiguo Portus Iuliani (Puerto de Julio)  y es que Cesar Augusto se paseo por estos lares, su forma de luchar, muy distinta de la nuestra fue la que ha acabado decidiendo a su favor, obligando a los que no nos habían convencido para nada su forma de vida, a acatarla o morir.


Publicado por a333 @ 9:51
Comentarios (0)  | Enviar
Sábado, 05 de abril de 2014

Aquí seguimos y ahora habitamos en uno de estos poblados que ahora llamáis castros en donde nuestras casas hechas de barro y con el tejado de retama están defendidas por murallas de piedra, por fosos y por accidentes naturales como son los acantilados  y los situamos al lado de los ríos que nos abastecen y muchas veces, como es nuestro caso, al lado de la costa, pegado al mar de donde obtenemos muchos de nuestros alimentos.

Estamos ya en lo que vosotros conocéis como la Edad de los Metales, trabajamos el hierro, el oro, la plata minerales a los que damos forma en nuestros propios hornos y que intercambiamos con otras tribus hermanas pero no todo es fácil ya que lo que uno tiene otro lo ambiciona y por ello nuestros pueblos, nuestras cosechas, nuestros almacenes están defendidos ya que si no mantenemos alianzas de sangre, debemos pelear, luego  solemos intercambiar  prisioneros o usarlos en nuestros sacrificios que se celebran el día más corto del año para que nos protejan en el oscuro invierno, en el Samheim, estos mueren con valor y llevan nuestras plegarias ante los dioses, son nuestra ofrenda a cambio de protección. Sus calaveras adornan nuestras empalizadas y el salón en donde nos reunimos en asamblea.

Los druidas son nuestros médicos, nuestros historiadores, nuestros guías espirituales, consejeros de los que elegimos como jefes. No escribimos, no usamos la escritura, todos los rituales y formulas mágicas se fían a la memoria y se transmiten a los aprendices.  Amamos los bosques, el roble y el muérdago forman parte de nuestras ceremonias religiosas.

En cuanto al gobierno del poblado, nuestros jefes, hombres o mujeres, son elegidos en asamblea, deben ser sabios y poderosos, ofrecer al pueblo que rigen seguridad y bienestar, de no ser así son reemplazados. Son elegidos entre los iguales pero entre nosotros existen castas y también esclavitud, aún cuando los esclavos suelen ser liberados con los años y pasan a formar parte del pueblo libre.

En estos momentos la amenaza viene del romano que devasta nuestros bosques, nos esclaviza, se lleva nuestras riquezas y nos impone sus normas. Sabemos que vienen y pronto llegarán, será una gran batalla pero nuestro modo de vida desaparecerá.



Publicado por a333 @ 18:39
Comentarios (0)  | Enviar

Y nos vamos a los inicios de lo que pudo ser  nuestra civilización en busca de esas huellas de la prehistoria, hace 25.000 años, hace 35.000 años... diez mil, quince mil años atrás que importa...lo que importa es que vivo en una caverna en un monte tan escarpado o más del que aparece como imagen en este blog, yo y los míos, mi clan.

Este paraje está lleno de árboles gigantescos, helechos y otras plantas que aún podéis reconocer, que aún existen. Nosotros las recolectamos, nosotros nos alimentamos de ellas, de los animales que cazamos, de los peces que pescamos en estos ríos, grandes y turbulentos que nos rodean en un paisaje cambiante debido a los terremotos que de vez en cuando asolan estas tierras.

También nos desplazamos para pescar en el mar durante determinadas épocas del año.

Sobrevivir es duro pero es más duro para otros clanes que para nosotros que tenemos cavernas donde refugiarnos y comida que la naturaleza nos ofrece en abundancia a nuestro alrededor.En un principio fabricamos nuestras herramientas, nuestros utensilios en piedra y con los huesos, las espinas de los animales que conseguimos cazar, luego hemos ido aprovechando otros recursos a nuestro alcance como el barro para fabricar platos y cuencos.

Todos nos apoyamos en todos y protegemos a los más débiles, nadie queda desamparado porque todos forman parte la unidad que es el clan.

Tenemos jefe pero entre todos decidimos quién debe ser ya que de sus decisiones va depender nuestra supervivencia aún cuando no manda en solitario ya que él y todos seguimos las indicaciones de los sabios: de los más ancianos reunidos en consejo, de los hechiceros y de las curanderas.

Las amenazas proceden de fuera, de los que invaden nuestro territorio para gozar de sus recursos, de las fuerzas de la Naturaleza, del frio glaciar del invierno, de la tierra que tiembla.


Publicado por a333 @ 18:22
Comentarios (0)  | Enviar